Archivos de la categoría Seo

¿Cómo influye la extensión del contenido en SEO?

Como muchos sabréis, el SEO es algo que incluye un montón de acciones que, en su conjunto y si se hacen bien, hacen que una página acabe estando mejor posicionada en Google. Y uno de los temas que más polémica causan es el tema de la extensión de los artículos.

Mientras hay quienes aseguran que el hecho de que un contenido sea más largo o más corto no afecta para nada al posicionamiento, hay quienes afirman que Google sí cuenta las palabras e indexa mejor los contenidos largos.

Pero, ¿a qué llamamos contenidos ‘largos’ y ‘cortos’?

A partir de las 350 palabras, Google identifica mejor los contenidos y, si además se incluyen palabras clave adecuadas, será beneficioso para la web o blog en el que se incluyan. Sin embargo, también es cierto que el contenido que realmente funciona muy bien es aquél que contiene entre 1.000 y 2.000 palabras. Excederse de este número de palabras habitualmente puede suponer una gran inversión de tiempo para quien prepara los contenidos y, además, no es algo progresivo. Es decir, la regla no es que cuanto más largo sea el contenido mejor funciona, sino que hay una determinada extensión que Google detecta mejor y, tanto por encima como por debajo, los resultados serían los mismos.

Lo que sí está claro es que Google cada vez está fijándose en más parámetros a la hora de ordenar los resultados de las búsquedas que los usuarios hacen en su buscador. Lo que quiere Google, al fin y al cabo, es ofrecer a sus usuarios una buena experiencia y atinar al máximo posible, ofreciéndoles exactamente las webs más relacionadas con lo que están buscando, que tengan la mejor calidad posible y que les resulten interesantes.
Así que el tema de la extensión influye, pero no deja de ser un factor más que debe cuidarse junto al resto de aspectos que componen el posicionamiento web.

¿Qué son los proxys?

Hace poco me empapé bien en el tema de los proxys porque, aunque sabía lo que eran, quería conocer bien los beneficios que pueden suponer para los usuarios que los utilicen en su navegación. Para quienes no estén familiarizados con estos conceptos, un proxy es un servidor que te permite modificar tu dirección IP para ocultar tu identidad en la navegación.

Me asaltaba la duda de si los proxys eran únicamente útiles para el uso profesional de personas que se dediquen exclusivamente a hacer SEO o si los usuarios ‘comunes’ de Internet también podían aprovechar sus ventajas.

Y la verdad es que tras informarme, me convencí. Resulta que, evidentemente, los proxys sirven para los profesionales del SEO ya que le ayudan a utilizar ciertas herramientas y algunos programas de una forma mucho más efectiva y rápida. Además, con los proxys pueden conocer las posiciones de las keywords con las que trabajan también a una mayor velocidad. Así que la utilidad de los proxys para uso profesional está clara.

Sin embargo, me sorprendió conocer que los proxys dotan de una mayor seguridad a tu navegación, ya seas profesional o usuario de Internet. La velocidad de navegación también se incrementa (y, más aún, si los proxys son privados). Los usuarios pueden acceder con estos paquetes a sitios bloqueados y ocultar su identidad.

De esta forma, he podido comprobar que los proxys son mucho más útiles de lo que en un principio pueden parecer y que todos nosotros podemos necesitar de su existencia en algún momento. Eso sí, si optamos por comprar un paquete de proxys debemos tener bien claro cuáles son los tipos que existen (generalmente suelen ser compartidos o privados), los usuarios que pueden utilizarlos y qué significa que sean de 1, 2 ó 3 clases C, una cuestión que dejamos para futuros artículos.