El éxito de los centros coworking está cada vez más en auge

Cada vez abren más centros de coworking en las principales ciudades europeas y del mundo. El éxito de estos espacios de co-trabajo se debe, fundamentalmente, a la nueva forma de entender las relaciones laborales. Con el auge de la crisis han surgido nuevos conceptos de trabajo, los jóvenes han decidido emprender buscando una alternativa al desempleo y formar parte del fenómeno co, es decir, del trabajo colaborativo.

Además, el triunfo de estos espacios se debe en gran parte a que autónomos, emprendedores y freelance han conseguido encontrar una ubicación donde poder desempeñar su idea de negocio a un precio asequible y sin necesidad de tener que invertir mucho dinero en una instalación profesional.

Los centros coworking aseguran una mesa de trabajo bien equipada, permiten el acceso libre a Internet y, además, disponen de una serie de salas y condiciones que en su conjunto hacen que el trabajo se desarrolle en un lugar serio. Todos los coworkers pueden reservar la sala de reuniones para recibir a sus clientes o proveedores, tienen disponibilidad para impartir cursos de formación y, asimismo, disponen de un área de descanso para almorzar o airearse de las tareas del día a día.

Otra de las grandes ventajas de los centros coworking, es que los miembros de la comunidad no tienen que preocuparse por pagar recibos de agua, calefacción, luz o incidencias de avería o reparación. El centro se ocupa del mantenimiento de todas las instalaciones, la única intranquilidad de los coworkers debe ser mantener a flote su proyecto.

También destacar que los espacios coworking están triunfando cada día más porque defienden las relaciones entre los miembros de la comunidad, es decir, fomentan las relaciones laborales para que puedan surgir colaboraciones de trabajo y así los coworkers puedan crecer desarrollando su negocio.

Para más información podéis consultar este centro de coworking ubicado en Zaragoza.

Cómo evitar el peligro de que un ladrón asalte nuestro hogar

La primera pregunta que formulan los propietarios de una vivienda, local o propiedad es si existe un modo totalmente eficaz  y 100% fiable de evitar robos. Desgraciadamente, la respuesta es no. Ningún vecino está exento del peligro de que su hogar u oficina sea asaltado por bandas organizadas de cacos, sin embargo, también es cierto, que hay muchas otras propiedades que por su falta de seguridad y por las pocas medidas de prevención tienen todas las papeletas para ser el deseo de robo de los ladrones.

¡Ningún cerrajero ni fuerza de seguridad policial nos puede asegurar el 100% de seguridad! No obstante, podemos instalar una serie de medidas para reforzar nuestra propiedad y dificultar la tarea de asalto al ladrón.

Un caco toma como punto de mira aquel hogar que le parece sencillo de vulnerar, que no le parece de difícil acceso y del que está completamente seguro que no le va a suponer ninguna complicación. Ningún ladrón se juega su pescuezo intentando apalancar una puerta durante horas ya que sabe que corre el riesgo de ser pillado. Por lo tanto, aunque nadie te puede brindar el 100% de seguridad, ten presente que instalando una puerta acorazada con cerradura centralizada que incluya varios puntos de cierre y, además, reforzando las ventanas con persianas de seguridad, puedes descansar por las noches tranquilo sabiendo que al menos tienes un 95% de posibilidades de que tu vivienda NO sea fruto de deseo.

Todos aquellos hogares con puertas de madera, con cerraduras débiles y fáciles de apalancar son las que más robos sufren en España a lo largo del año. Por ello, si tu vivienda tiene este tipo de características lo mejor es que acudas a un cerrajero profesional como el de cerrajero Zaragoza para que te asesore sobre las mejores medidas de seguridad que puedes instalar en tu propiedad para disuadir al ladrón. ¡Una cerradura anti-palanca o un sistema de dos planchas de acero con cierre centralizado puede salvarte de un gran susto!

¡No juegues con la seguridad de tu hogar y protege a los tuyos de los amigos de lo ajeno!