¿Sueño reparador o simplemente horas con los ojos cerrados?

sueño reparador

Muchos de los dolores de cabeza, cuello y espalda que tenemos son provocados por las posturas equivocadas que adoptamos a la hora de dormir. Descansar cada noche de forma adecuada es necesario para mantener un buen estado de salud, evitar dolencias y disfrutar de un bienestar físico y emocional.

Educarnos a dormir bien es obligatorio si queremos gozar de salud plena. No es lo mismo descansar y reparar el sueño que simplemente dormir. Cuando al día siguiente una persona se levanta de la cama con molestias por las articulaciones, contracturas, malestar y sin energía quiere decir que su sueño no ha sido reparador y que debe, inmediatamente, cambiar sus hábitos de sueño adoptando una postura que le permita relajarse, eliminar estrés y reposar profundamente.

Si eres una persona a la que le cuesta dormirse por las noches, tienes problemas para relajar los músculos y no sabes adoptar una higiene postural  lo más recomendable es que acuda a Pilates en Madrid,  es un centro de Pilates dirigido por fisioterapeutas, para que puedan modificar tus costumbres en la cama, corregir tu postura y ayudarte a relajarte para evitar futuras anomalías en el cuerpo.

Las posturas más recomendables a la hora de dormir

La mejor postura para dormir es la de lado porque previene los problemas de espalda y cuello. Asimismo, favorece a la correcta respiración lo que evita ronquidos y sueños pesados. También destacar que esta posición contribuye a que se eviten hematomas y fluya la sangre por el cuerpo y beneficia  positivamente a la digestión.

Dormir boca arriba no es la forma más aconsejable  ya que esta posición favorece la mala respiración y, por lo tanto, provoca ronquidos, lo que perjudica seriamente la calidad de las horas de sueño. Sin embargo, si tu espalda es muy recta y duermes con una almohada debajo de los pies puede llegar a ser una postura muy beneficiosa.

Postura que debes evitar a la hora de dormir

Dormir boca abajo es la posición menos recomendable y más nociva para la salud ya que durmiendo así modificamos la curvatura de la columna y mantenemos el cuello girado durante horas lo que ocasiona numerosas contracturas musculares y problemas de cuello que a la larga provocan severos dolores de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *